Mitos de los nativos americanos – fuego –

Inicio>>Chamanismo en el Mundo>>Mitos de los nativos americanos – fuego –

Mitos de los nativos americanos – fuego –

Los mitos son una parte muy importante de la cultura y la narración de los nativos americanos. La narración oral es una tradición importante que se transmite de los miembros de las tribus mayores a los miembros jóvenes y a los niños. Los mitos de los nativos americanos a menudo nos hablan de por qué ocurren los eventos en la naturaleza y tratan de explicar cómo han surgido la tierra y la naturaleza. Algunos ejemplos de mitos de los nativos americanos son; cómo se fabricó el arcoíris, el coyote o el fuego, entre otros.

Muchos mitos de los nativos americanos se centran en los fenómenos naturales que ocurren en el mundo, como el agua, el fuego y el viento. Un mito muy importante se centra en el fuego, que se cree que da vida a los seres humanos.

El mito que os presentamos a continuación es muy importante entre las diferentes tribus americanas acerca de cómo los animales poseían el fuego al principio de los tiempos y cuántos llegaron a ser dueños del fuego.

La tribu de los Alabama (Albaamaha en su lengua, tal vez esté conectado con la palabra «Albina», que significa «al campamento». Eran miembros de la Confederación Creek.), y eran principalmente, agricultores de maíz; también cazaban y pescaban.

Para ellos el fuego era una parte importante de su religión. Cada casa guardaba un fuego sagrado ardiendo siempre, al igual que en su templo principal. Estos fuegos se construían de una manera especial, se colocaban cuatro troncos desde el centro apuntando hacia los puntos cardinales; a medida que se iban quemando los empujaban hacia el centro. El fuego era parte y representación del sol.

Este mito del fuego de la tribu de Alabama fue recopilado por S.E. Schlosser, y nos habla que en el comienzo del mundo, era el Oso quien era dueño del fuego. El Fuego calentó al Oso y a su gente en las noches frías y les dio luz cuando estaba oscuro. El Oso y su gente llevaban el fuego con ellos a donde quiera que fueran.

Un día, el Oso y su gente llegaron a un gran bosque, donde encontraron muchas bellotas en el suelo. El Oso puso fuego en el borde del bosque, y él y su gente comenzaron a comer bellotas. Las bellotas estaban crujientes y sabían mejor que cualquier otra bellota que él y los suyos hubieran comido antes. Vagaron cada vez más lejos del fuego, comiendo las deliciosas bellotas y buscando más cuando el suministro de bellotas se reducía.

El fuego ardió alegremente por un rato, hasta que se consumió casi toda su madera. Comenzó a humear y parpadear, luego disminuyó y se fue apagando. El fuego estaba preocupado, y empezó a gritar. «¡Aliméntame! ¡Aliméntame!». El Fuego le gritó al Oso. Pero él y su gente habían vagado profundamente en el bosque, y no oyeron los gritos del Fuego.

En ese momento, el Hombre vino caminando por el bosque y vio el pequeño y parpadeante Fuego. «¡Aliméntame! ¡Aliméntame!» El Fuego lloraba con desesperación.

«¿Cómo debería alimentarte?» pregunto el Hombre. Pues nunca antes había visto Fuego.

«Con palitos y madera de todo tipo», explicó el Fuego.

El hombre recogió un palo y lo apoyó en el lado norte del Fuego. El fuego envió sus llamas azul-naranja que parpadeaban por el costado del palo hasta que comenzó a arder. El hombre recibió un segundo palo y lo colocó en el lado oeste del fuego. El fuego, alimentado por el primer palo, ardía más brillante y se estiraba más alto y reclamaba ansiosamente el segundo palo. El hombre recogió un tercer palo y lo colocó en el lado sur del Fuego y colocó un cuarto palo en el Este. En este momento, el Fuego estaba saltando y bailando de deleite, y su hambre satisfecha.

El hombre se calentó junto al Fuego llameante, disfrutando de los colores cambiados y del sonido de siseo y chasquido que el Fuego hacía mientras comía la madera. El Hombre y el Fuego estaban muy felices juntos, y el Hombre alimentaba con palos al Fuego cada vez que tenía hambre.

Mucho tiempo después, el Oso y su gente regresaron al borde del bosque en busca del Fuego. El fuego estaba enojado cuando vio al Oso. Brilló hasta que estaba al rojo vivo y tan brillante que el Oso tuvo que protegerse los ojos con ambas patas. «¡Ni siquiera te conozco!» grito el Fuego al Oso. El terrible calor del Fuego alejó al Oso y su gente, por lo que no pudieron recogerlo y llevárselo.

Y ahora el Fuego le pertenece al Hombre.

26/08/2019|Categorías: Chamanismo en el Mundo|Sin comentarios

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies