La terapia de tambor es un enfoque antiguo que utiliza el ritmo para promover la curación y la autoexpresión. Desde los chamanes de Mongolia hasta los curanderos Minianka de África occidental, las técnicas de ritmo terapéutico se han utilizado durante miles de años para crear y mantener la salud física, mental y espiritual.

La investigación actual ahora está verificando los efectos terapéuticos de las técnicas rítmicas antiguas. Revisiones de investigaciones recientes indican que tocar el tambor acelera la curación física, estimula el sistema inmunológico y produce sentimientos de bienestar, una liberación de trauma emocional y la reintegración de uno mismo.

Otros estudios han demostrado los efectos calmantes, enfocados y curativos de tocar el tambor en pacientes con Alzheimer, niños autistas o adolescentes con trastornos emocionales, por poner algunos ejemplos. Los resultados del estudio demuestran que tocar el tambor es un tratamiento valioso para el estrés, la fatiga, la ansiedad, la hipertensión, el asma, el dolor crónico, la artritis, las enfermedades mentales, las migrañas, el cáncer, la esclerosis múltiple, la enfermedad de Parkinson, la parálisis, los trastornos emocionales y una amplia gama de discapacidades físicas.

Tocar el tambor reduce la tensión, la ansiedad y el estrés

La percusión induce una relajación profunda, disminuye la presión arterial y reduce el estrés. El estrés, según la investigación médica actual, contribuye a casi todas las enfermedades y es una causa principal de enfermedades potencialmente mortales como ataques cardíacos, derrames cerebrales y fallas del sistema inmunológico. Un estudio reciente encontró que una grabación de tambores grupales ayudó a reducir el estrés y la rotación de empleados en la industria del cuidado a largo plazo y también podría ayudar a otras ocupaciones de alto estrés.

El tambor ayuda a controlar el dolor crónico

El dolor crónico tiene un efecto de drenaje progresivo sobre la calidad de vida. Los investigadores sugieren que tocar el tambor sirve como una distracción del dolor y la pena. Además, los tambores promueven la producción de endorfinas y opiáceos endógenos, los cuerpos poseen analgésicos similares a la morfina y, por lo tanto, pueden ayudar en el control del dolor.

El tambor estimula el sistema inmunitario

Un reciente estudio de investigación médica indica que los círculos de tambores estimulan el sistema inmunológico. Dirigido por el renombrado experto en cáncer Barry Bittman, MD, el estudio demuestra que el tamborileo grupal en realidad aumenta las células que matan el cáncer, lo que ayuda al cuerpo a combatir el cáncer y otros virus, incluido el SIDA. Según el Dr. Bittman, “el tambor grupal sintoniza nuestra biología, orquesta nuestra inmunidad y permite que comience la curación”.

La percusión produce una mayor autoconciencia al inducir la actividad cerebral sincrónica

La investigación ha demostrado que la transmisión física de energía rítmica al cerebro sincroniza los dos hemisferios cerebrales. Cuando el hemisferio izquierdo lógico y el hemisferio derecho intuitivo comienzan a latir en armonía, la guía interna del conocimiento intuitivo puede fluir sin obstáculos hacia la conciencia consciente. La capacidad de acceder a información inconsciente a través de símbolos e imágenes facilita la integración psicológica y la reintegración de uno mismo.

La percusión también sincroniza las áreas frontales e inferiores del cerebro, integrando información no verbal de las estructuras cerebrales inferiores en la corteza frontal, produciendo “sentimientos de comprensión, comprensión, integración, certeza, convicción y verdad, que superan los entendimientos ordinarios y tienden a persistir por mucho tiempo. Después de la experiencia, a menudo proporcionando ideas fundamentales para las tradiciones religiosas y culturales “.

El sonido del tambor accede a todo el cerebro

La razón por la que el ritmo es una herramienta tan poderosa es que impregna todo el cerebro. La visión, por ejemplo, se encuentra en una parte del cerebro, el habla en otra, pero el tambor accede a todo el cerebro. El sonido de los tambores genera conexiones neuronales dinámicas en todas las partes del cerebro, incluso donde hay daños o impedimentos significativos, como en el trastorno por déficit de atención (TDA). Según Michael Thaut, director del Centro de Investigación Biomédica en Música de la Universidad Estatal de Colorado, “las señales rítmicas pueden ayudar a reentrenar el cerebro después de un derrame cerebral u otra discapacidad neurológica, como con los pacientes de Parkinson …” Cuantas más conexiones se puedan hacer dentro del cerebro, cuanto más integradas se vuelven nuestras experiencias.

El tambor induce estados de conciencia alterados naturales

La percusión rítmica induce estados alterados, que tienen una amplia gama de aplicaciones terapéuticas. Un estudio reciente de Barry Quinn, Ph.D. demuestra que incluso una breve sesión de tambor puede duplicar la actividad de las ondas cerebrales alfa, reduciendo drásticamente el estrés. El cerebro cambia de ondas beta (concentración y actividad enfocadas) a ondas alfa (calmadas y relajadas), produciendo sensaciones de euforia y bienestar.

La actividad alfa está asociada con la meditación, el trance chamánico y los modos integradores de conciencia. Esta facilidad de inducción contrasta significativamente con los largos períodos de aislamiento y práctica requeridos por la mayoría de las disciplinas meditativas antes de inducir efectos significativos. La estimulación rítmica es una técnica simple pero efectiva para afectar los estados mentales.

Tocar el tambor libera sentimientos negativos, bloqueos y traumas emocionales

La percusión puede ayudar a las personas a expresar y abordar problemas emocionales. Los sentimientos y emociones no expresados ​​pueden formar bloqueos de energía. La estimulación física de los tambores elimina los bloqueos y produce la liberación emocional. Las vibraciones sonoras resuenan a través de cada célula del cuerpo, estimulando la liberación de recuerdos celulares negativos. “La percusión enfatiza la autoexpresión, enseña cómo reconstruir la salud emocional y aborda los problemas de violencia y conflicto a través de la expresión y la integración de las emociones”, dice el educador musical Ed Mikenas. Los tambores también pueden abordar las necesidades de las poblaciones adictas al ayudarlos a aprender a manejar sus emociones de manera terapéutica sin el uso de drogas.

Tocar el tambor le coloca a uno en el momento presente

La percusión ayuda a aliviar el estrés que se crea al aferrarse al pasado o preocuparse por el futuro. Cuando uno toca un tambor, uno se coloca directamente en el aquí y el ahora. Una de las paradojas del ritmo es que tiene la capacidad de mover tu conciencia fuera de tu cuerpo hacia reinos más allá del tiempo y el espacio y de establecerte firmemente en el momento presente.

Fuentes:

Bittman, MD, Barry, Karl T. Bruhn, Christine Stevens, MSW, MT-BC, James Westengard, Paul O Umbach, MA, “Creación de música recreativa, una estrategia interdisciplinaria grupal rentable para reducir el agotamiento y mejorar los estados de ánimo en Trabajadores de atención a largo plazo ”, Avances en la medicina mente-cuerpo, Otoño / Invierno 2003, vol. 19 N ° 3/4.

Friedman, Robert Lawrence, El poder curativo del tambor. Reno, NV: Acantilados Blancos; 2000.

Mikenas, Edward, “Tambores, no drogas”, Notas de percusión. Abril de 1999: 62-63. 7. Diamond, John, The Way of the Pulse – Drumming with Spirit, Enhancement Books, Bloomingdale IL. 1999

Winkelman, Michael, Chamanism: The Neural Ecology of Consciousness and Healing. Westport, Connecticut: Bergin y Garvey; 2000.

Michel Drake, “The Shamanic Drum: A Guide to Sacred Drumming” , “I Ching: The Tao of Drumming”.

Descargo de responsabilidad: La información contenida en este sitio tiene fines educativos únicamente y no sustituye el consejo, diagnóstico o tratamiento de un médico con licencia. Debe buscar atención médica inmediata para cualquier problema de salud y consultar a su médico antes de usar medicina alternativa.