La Masacre de Wounded Knee; y la Danza de los Espíritus

Por Adriana Collado, Experta en Historia de EE.UU.

A finales del Siglo 19 se produce un despertar espiritual entre los indígenas. La década de 1880 son años en que las tribus pugnan entre el mantenimiento de sus culturas y costumbres y la integración al mundo de los blancos.

Las tierras comunales que habían sido dadas en propiedad a las familias de indios, empiezan a ser vendidas por algunos de ellos, y se rompe la unidad territorial de las reservaciones, con las tierras intercaladas de propiedades de los blancos.

Se instauran escuelas para “integrar” a los niños, donde se prohíbe el hablar el idioma indígena y la práctica de las costumbres. Algunos niños son entregados a familias blancas para su “educación”.

El regreso del búfalo

En 1890 el chamán indígena paiuta Wovoka comenzó a predicar un mensaje espiritual que prometía la restitución del mundo de los indígenas como era antes de que llegara el hombre blanco, y que el búfalo, prácticamente exterminado regresaría a las praderas.

El mensaje de Wovoka recuperaba para su cultura la comunicación con los antepasados. Los nuevos rituales incluían danzas llamadas a inducir visiones. Los indios, principalmente los lakota, de la reservación de Dakota, hicieron de estas enseñanzas un movimiento de resistencia contra el control del hombre blanco.

Así creció el movimiento de la Danza del Espíritu (Ghost Dance) por toda la región de las praderas y el Valle Central.

Los blancos veían atemorizados este movimiento rebelde y espiritualista.

El 15 de diciembre de 1890 fue arrestado el jefe lakota Toro Sentado, y el 29 de diciembre las tropas del Séptimo de Caballería del General Custer abrieron fuego matando a unos 300 indios lakotas, que trataron de desarmarlos, incluyendo a su jefe sioux Big Foot en la conocida como Batalla de Wounded Knee, en la reservación de Pine Ridge, en Dakota del Sur.

Esta fue la última batalla de las Guerras Indígenas y dejó claro que los blancos tendrían el control del territorio y las leyes que afectaban a las tribus indígenas.

 

La Danza de los espíritus

La Danza de los espíritus (Ghost Dance) fue una ceremonia religiosa desarrollada en la década de 1890, que se incorporó a las distintas creencias de los amerindios de Norte América.

La ceremonia estaba inspirada en las tradicionales danzas circulares que los amerindios ejecutaban desde tiempos prehistóricos, en la cual los participantes creían que sus parientes muertos regresarían y la gente de raza blanca perecería. Sin embargo a fines del siglo XIX, un líder espiritual Paiute llamado Jack Wilson (o Wovoka) desarrolló una serie de enseñanzas y profecías que pronto se extenderían por Nevada, Oklahoma y California.

Conforme la Danza de los espíritus era adoptada por distintos pueblos, era ella misma objeto de modificaciones. El núcleo central de la profecía se refería al fin no violento de la expansión colonizadora, a la cooperación intercultural, así como una serie de enseñanzas sobre lo que debía ser una vida digna. La versión sioux de la danza evolucionó hacia el milenarismo jugando un importante papel en la conocida Masacre de Wounded Knee.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar y mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar navegando, entendemos que aceptas su uso.